Demasiado felices nos las prometíamos en todo el mundillo ciclista. Todo era muy bonito, con el cierre del World Tour en 18 equipos y la aparición de varias escuadras más en la división Profesional. Pero, por sorpresa, ayer se produjo un terremoto precisamente en uno de los lugares donde menos se esperaba. El bombazo llegó desde Dinamarca, cuando los patrones de Cult Energy anunciaron que dejaban el patrocinio del equipo de 2016.

Obviamente, la noticia cogió a todo el mundo por sorpresa. Y todavía sin reponernos del todo, vamos a intentar contar en estas líneas la sucesión de noticias que se produjeron en la tarde de ayer y la situación actual de un equipo que hace apenas un mes anunciaba el fichaje de Gerald Ciolek como jefe de filas, y que recibió muy recientemente la licencia Profesional, con lo que parecía tener el futuro bien definido.

Cult Energy anuncia su marcha

Y el anuncio es de todo menos amistoso. Los jefes de la empresa danesa, sponsor nominal del equipo, afirman que se van porque el grupo alemán Stölting, socios desde el pasado mes de agosto y que surgió como alternativa a la desaparición, no han hecho frente a un buen número de pagos. Además, acusaba a los germanos de “romper el acuerdo para la compra del equipo” y se comprometía a hacerse cargo de los salarios de los corredores hasta final de este año.

En principio, esa falta de pagos habría traído como consecuencia la pérdida de confianza de la marca de bebidas energéticas nórdica en el grupo alemán: “No podemos seguir teniendo relación con una empresa cuya moralidad no es consistente con nuestros valores”. Así de claro. Así de abrupto.

Stölting reacciona

La respuesta de los alemanes no se hizo esperar. En un comunicado de prensa, Stölting básicamente acusó a Cult Energy de “estar buscando una salida, porque no querían continuar con el patrocinio”. Ni más ni menos que una estrategia, una excusa para abandonar el equipo y tratar de lanzarle los trastos al socio alemán.

Algo que, por otra parte, Stölting se apresuró en asegurar que no es cierto y que está al día de todo lo que se le ha requerido hasta ahora. Además, se comprometen a buscar una solución para que el equipo continúe en las carreteras adelante. El equipo ya tiene 17 ciclistas en nómina, que ahora ven comprometido su futuro más inmediato.

Riis entra en escena

bjarne-riis-cult-energy-stoelting

No es que haya entrado como director. Al menos, no de momento. Pero en la tarde de ayer, en Dinamarca se comenzó a rumorear la noticia. Horas después, toda la prensa especializada se hacía eco de la posibilidad de que el ex corredor y director del Saxo-Tinkoff, entre otros equipos, entrase a formar parte del equipo como patrocinador. A la estructura le falta un sponsor principal, y el deseo de Riis de retornar al ciclismo tras ser apartado del Tinkoff no es ningún secreto.

Y el patrocinador con el que volvería también es un viejo conocido: Saxo Bank. Ayer mismo, antes de que se desatase toda la tormenta, en la edición impresa del diario danés BT se publicaba que el dueño del banco, Lars Christiensen, está decidido a ayudar a Riis, con quien le une una gran relación de amistad, a que regrese al ciclismo. Aunque la noticia habla de 2017, mejor oportunidad que esta será difícil que encuentre.

“Esperanzas fundadas”

A medida que avanzaba la tarde, tanto en Dinamarca como en Alemania se sucedían los acontecimientos y se cruzaban informaciones. De hecho, la web alemana Radsport News, recogió la noticia con estupor y la fundamentó en el testimonio de un sorprendidísimo Linus Gerdemann, también parte de la plantilla del incierto equipo: “Es increíble”.

Sin embargo, parece que Stölting se ha puesto bastante rápido a trabajar para no dejar la estructura en la estacada. El ahora manager de la formación, Christian Grosse-Kreul, aseguraba a este mismo portal germano que el compromiso de encontrar una solución no era una simple frase hecha. Y dejó un mensaje realmente optimista, sobre todo teniendo en cuenta el varapalo recibido apenas unas horas antes: “Tenemos esperanzas fundadas de que podremos levantar el equipo. Seguiremos adelante. Espero que a principios de la semana que viene encontremos una solución”.

Escenarios

Ahora se abren tres panoramas posibles para el equipo Cult Energy-Stölting, que obviamente dejará de llamarse así:

1. Los managers actuales encuentran un patrocinador que pueda cubrir el hueco dejado por la marca danesa. Es en ese panorama donde podría entrar –siempre según la prensa del país nórdico- la figura de Bjarne Riis.

2. Stölting termina saliendo adelante en solitario con el equipo. Un escenario, en principio, complicado. Además, se trata de una empresa alemana en un equipo con mayoría de ciclistas daneses. A favor juega que los líderes Ciolek, Wegmann y Gerdemann son alemanes. Lo que es seguro es que, entre esas “soluciones” que busca Grosse-Kreul, se encuentra la de hacer números para tratar de asumir la estructura en su totalidad.

3. No se da ninguna de las dos situaciones anteriores, y el equipo desaparece.

Desgraciadamente, el caso del Cult Energy-Stölting seguirá coleando en los próximos días y pasará a ser el gran sobresalto de un invierno que, en lo que se refiere a equipos, hasta ahora había sido siempre muy positivo. El tiempo –en principio, a corto plazo- dirá si finalmente hay final feliz o no.