Teo Muis, exciclista profesional holandés, ha sido sancionado de por vida por la Federación Holandesa de Ciclismo después de inyectar esteroides y anfetaminas a su hijo.

Teo Muis, exciclista profesional holandés, recibió una prohibición de por vida por parte de la Federación Holandesa de Ciclismo (KNWU) después de que se determinara que había inyectado esteroides a su hijo (también ciclista) de 17 años mientras le decía que solo eran inyecciones de vitaminas. Jesse Muis dio positivo por anfetaminas y el esteroide anabólico nandrolona, después de una carrera júnior en Flandes durante 2015.

En un principio Jesse recibió una sanción de cuatro años a causa de su positivo. Sin embargo, más tarde se determinó que el padre estaba dopando a su hijo, sin el conocimiento ni el consentimiento del mismo. Después de investigar el caso, la federación holandesa redujo la sanción de Jesse Muis a dos años y castigó al padre con una prohibición de por vida.

En la audiencia, el padre pidió que su nombre no fuera publicado en la sanción, ya que podría conducir a “consecuencias indeseables en el seno de las relaciones familiares”. La solicitud fue rechazada tanto por la federación como por el comité disciplinario.

Como profesional Teo Muis solo estuvo en la élite durante dos años, en los que militó como profesional de la mano del equipo español Orbea (en los noventa). En una entrevista hace tres años contó que en su etapa como profesional se le ofrecieron sustancias prohibidas, pero que siempre se negó a tomarlas por miedo a que lo atrapasen.