Scott lleva tiempo trabajando en evolucionar su Addict CX con unos objetivos claros a mejorar; ligereza, comodidad y mayor rigidez. Además de querer diseñar un cuadro más específico para ciclocross, inspiradose en las carreras y con formas de tubo optimizadas, han querido aumentar la rigidez en el eje de pedalier como en el tubo de dirección para un mejor manejo y transferencia de potencia. Para obtener un cuadro más ligero, en Scott han utilizado el proceso de fabricación IMP, también utilizado en el triangulo delantero de la Addict de carretera. Además se han utilizado punteras de carbono huecas en la parte trasera del cuadro.

Con un peso de 890 gramos en talla 54 y una horquilla de 360g , consiguen un conjunto con un peso anunciado de 1,250 gramos.  Según Scott estamos ante “la bici de ciclocross con frenos de disco más ligera del mercado”, rebajando en 60 gramos el peso de la antigua Addict CX. Una reducción de peso insignificante a simple vista, pero muy considerable si tenemos en cuenta que han montado unos frenos de disco Shimano de anclaje directo al cuadro (flat mount) y ejes pasante, tanto en la rueda delantera como en la trasera. Soportes y refuerzos de freno de disco que inevitablemente aumentan el peso del conjunto. Más información en la web de Scott: www.scott-sports.com