Aún es posible cruzarse con ciclistas que deciden salir a la carretera a entrenar sin casco. En España, a diferencia de otros países europeos, es obligatorio llevar casco cuando circulamos con nuestra bicicleta por vías interurbanas. Esta norma entró en vigor hace ya más de una década y en caso de incumplirla tendrían la multa puede llegara a 200 euros. Pero más allá de la obligatoriedad del uso del casco, lo cierto es que todos los que montamos en bicicleta sabemos de los peligros que nos deparan las carreteras.

En el campo profesional hace tiempo que tomaron conciencia de la importancia del uso del casco y ya es obligatorio en todas las pruebas y en todo momento. Aunque lo cierto es que muchas veces vemos fotos de algunos de estos profesionales posando, sin casco,  en redes sociales y demás medios durante sus maratonianos jornadas de entrenamiento. Tal vez por ese deseo de parecerse a los profesionales, algunos cicloturistas deciden hacer lo mismo, no lo sabemos. ¿Realmente son tan incomodos y antiestéticos que merece la pena no ponérselos? Después de ver el siguiente vídeo quizá cambies de opinión: