Fotos: Looker Photography

etap-3

Galería de fotos: Sram Red eTAP

Arueda.com ha tenido la oportunidad de probar el nuevo cambio electrónico sin cables de SRAM, el RED eTAP. Ha sido una primera, pero intensa toma de contacto donde hemos rodado con el nuevo grupo y sacado nuestras primeras impresiones.

Directamente desde la delegación de SRAM en Europa, nos ha llegado a la redacción de Arueda.com el nuevo cambio electrónico de SRAM que ya os presentamos el mes pasado. Un revolucionario grupo que no llegará al mercado hasta la primavera de 2016, pero que la marca estadounidense lleva 4 años perfeccionando, de hecho, este proceso de desarrollo ha incluído su uso en competición por uno de los equipos profesionales del UCI World Tour.

En marcha

Lo primero que sorprende es el particular funcionamiento de las manetas a la hora de cambiar de corona o de plato. Estas solo disponen de 2 pulsadores, frente a los 4 puntos de contacto (palancas o pulsadores) a los que estamos habituados en los grupos existentes a día de hoy en el mercado. En el nuevo SRAM eTap, encontramos un pulsador en la maneta derecha y otro en la izquierda. Ambos hacen subir y bajar las coronas del casete. Si queremos subir una, pulsamos sobre la maneta izquierda. Si por el contrario queremos bajarla, pulsaremos sobre la derecha. La pulsación simultánea en ambas manetas actúa sobre el desviador, haciendo que éste cambie la cadena de un plato a otro. Pero esto no es todo, el SRAM eTap también permite ir de la corona más pequeña a la más grande y viceversa simplemente manteniendo pulsado un pulsador, algo parecido a lo que ya se puede hacer en el grupo electrónicos Dura Ace Di2 de Shiamano.

 

En el caso del eTap, mantener presionado el pulsador de la maneta derecha hace que la cadena vaya sin pausa hacia las coronas más pequeñas, mientras que mantener presionado el pulsador de la maneta izquierda, hace lo contrario.

Durante las primeras pedaladas nos costó un poco adaptarnos al sistema de dos únicos pulsadores y las combinaciones que acabamos de describir. En pocos minutos, sin embargo, ya no teníamos que pensar antes accionar ningún pulsador. Es más, enseguida agradecimos esta simplificación de mandos en un espacio tan reducido como son las manetas de una bicicleta de carretera. De este modo es imposible golpear accidentalmente el botón equivocado, porque sólo hay uno en cada lado.

Continua leyendo en la siguiente página…  ↓