Stowaway es el nombre de la startup que propone colgar tu bici del techo. Así de rompedor y así de simple. Y es que la idea, que a bote pronto parece descabellada, parece una buena alternativa para tener la bici guardada en casa sin que ello conlleve ocupar un espacio útil en la misma.

Con el objetivo de recaudar 100.000 euros antes del día de Navidad, el ingenioso sistema se vale de un conjunto de poleas que se encargan de sujetar la bici a la vez que la elevan sobre nuestras cabezas. Como si subiesen la persiana, los usuarios podrían simplemente sujetar su bici y acto seguido subirla con la correa hasta la altura del techo.  Una solución que resulta realmente práctica para aquellas personas que vivan en pisos o casas donde el espacio reservado para un bulto como la bici sea limitado o prácticamente nulo.

Otra cosa es la seguridad del sistema. En ningún momento se especifica en la página de Kickstarter el peso máximo que puede soportar el Stowaway, por lo que sería conveniente no probar de colgar bicis excesivamente pesadas. Como mínimo, sería recomendable comprobar el peso que puede contener antes de pasearnos por debajo de nuestra bici.