Dicen que las localidades de inicio y salida de las etapas de la Vuelta a España se deciden según el mejor postor. Pero no es una mera cuestión de subasta abierta entre municipios, sino un conjunto de intereses variopintos: las diputaciones, los gobiernos regionales, el tejido comercial local, los intereses deportivos. Un sutil y complicado encaje de bolillos para los organizadores; principalmente, para los directores técnicos Paco Giner y Fernando Escartín, que deben diseñar una ruta atractiva y rentable, buena para el aficionado y buena para el negocio. A veces se falla, como en Marbella; a veces se acierta, como ayer en Vejer de la Frontera.

Las calles de la localidad gaditana, pueblo albo y encalado de arriba a abajo, lucían atestadas mientras los ciclistas se batían el cobre. Después, en el podio, el alcalde Pepe Ortiz sonreía con rostro pícaro mientras entregaba al ganador de la etapa, Alejandro Valverde, una ‘tarta cochina’. ¿Qué es eso? Responde un local: “Eso es una cosa que se ha sacado de la manga una carnicería del pueblo. Un lomo con manteca con un montón de chacinas [embutidos] alrededor, panceta y cosas así. Lo están vendiendo como un producto típico de aquí. Ha salido en Callejeros Viajeros y todo…” E interrumpe su explicación para buscar una ‘selfie’ con el ‘Bala’. No la consigue.

La mejor forma de describir la llegada de ayer es su ganador. Podemos extendernos en el kilómetro de rampa de doble dígito que llevaba desde la carretera nacional hasta Vejer, en las ondulaciones que llevaban hasta la meta en las cuales costaba mover el plato grande, e incluso en la dureza del repecho conclusivo. Pero es más rápido decir “Valverde”. El murciano reconoció que se enteró de cómo era la llegada por la mañana, usando Google Maps, “que es la rehostia”. Después mantuvo a Sagan a raya, “sabía que le llevaba a rueda porque reconocía su melena en su sombra”, aprovechando el ataque de su coequipier Rafal Majka, “me vino de perlas”, mientras el eslovaco se mordía las uñas, “me pasaron ciclistas por ambos lados para después abrirse de patas”.

Entre los ciclistas que tuvieron su momento de gloria antes de romperse, dos Caja Rural. El primero fue Pello Bilbao, uno que despertó el interés de Orica-GreenEdge hasta que fueron a hablar con el mánager de Caja y se encontraron un contrato en vigor y una cláusula de rescisión. El vizcaíno arrancó a mitad del repecho más duro y se mantuvo por delante hasta falta de un kilómetro de meta. “He querido sorprender. Hubiera sido más inteligente esperar al final, pero en lugar de ser frío como siempre he optado por arrancar en caliente…”

“Si te hubieras esperado, te hubiera lanzado”, le recrimina el otro Caja Rural que lució, Jose Gonçalves. El portugués llega en un momento de forma extraordinario tras imponerse en dos etapas de la Volta a Portugal, ambas finales en cuesta similares al de Vejer. De hecho, llevaba varios días con él entre ceja y ceja. “Quiero luchar por la victoria hoy”, confió por la mañana a una periodista lusa en un signo de confianza en sus posibilidades y mentalidad ganadora. Su arrancada no le valió para conseguir su objetivo, pero sí para demostrar sus cualidades en un gran escenario.

Hoy toca una jornada mucho más tranquila: llana, sin carreteras intrincadas ni demasiados pasos estrechos como los que ayer torturaron a los ciclistas en San Fernando o Cádiz. La meta de Alcalá de Guadaira, con su sinfín de rotondas, deparará una ‘volata’ pura en la que se medirán Degenkolb, Sagan, Bouhanni… y Ewan.

La Vuelta a España es retransmitida en directo por TVE, Teledeporte y Eurosport, que conectan cada día en torno a las 16:00. Podéis encontrar un análisis del recorrido aquí y los resultados en ProCyclingStats. El hashtag en Twitter es #LV2015. En Arueda.com os ofrecemos información, análisis y anécdotas en la sección Rock n’Vuelta.