La Guardia Civil ha desarticulado una trama de dopaje dedicada a la distribución de anabolizantes. Entre los detenidos se encuentra el director técnico de un equipo ciclista amateur federado a escala nacional.

Con las siglas de la operación WINTEX, la benemérita ha detenido a un total de 10 personas y sigue investigando a otras 11. Entre los detenidos figuran médicos, farmacéuticos, una enfermera, el director de un equipo ciclista amateur y el dueño de un gimnasio. Por el momento se han intervenido 3.000 envases de productos anabolizantes, cinco vehículos y recetas médicas falsas, además del bloqueo de un inmueble.

NOTA: Hemos contactado con la Comandancia de la Guardia Civil de Cuenca y, por lo visto, el equipo de investigación que ha llevado a cabo la operación WINTEX “no va a facilitar el nombre del equipo ni del director de equipo detenido” por el momento.

Los sucesos han tenido lugar en las provincias de Cuenca y Alicante, donde se han realizado hasta siete registros. Dos de ellos en domicilios de la provincia conquense, cinco más en farmacias de la misma provincia y una inspección en el gimnasio de Motilla de Palancar. Todos ellos, puntos de distribución y tráfico de las sustancias cuyos consumidores finales eran deportistas amateurs y usuarios del gimnasio.

La Guardia Civil ha querido destacar la alta participación del sector sanitario en la trama. Y es que cuatro de los detenidos eran farmacéuticos, otra era una enfermera y entre los investigados se encuentran tres médicos, tres farmacéuticos y dos veterinarios. Estos mismos sujetos eran quienes luego se encargaban de distribuir las sustancias en los distintos centros sanitarios.

 

La fuerte implicación de la rama sanitaria dotaba a la trama de una falsa apariencia legal en muchas ocasiones.

 

Los canales de distribución:

  1. En un primer caso, los farmacéuticos dispensaban los productos sin la correspondiente receta médica, de los que obtenían un importante beneficio económico. Una vez que el material se encontraba en poder de los supuestos traficantes, estos los distribuían en gimnasios, donde llegaban a los compradores.
  2. La segunda forma de adquisición de los productos era a través de prescripciones sanitarias, donde los distribuidores se hacían con recetas válidas y falsificaban las firmas de los médicos para poder hacerse de forma legal con los anabolizantes. Posteriormente los distribuían en gimnasios y a deportistas amateurs.
  3. El último canal de distribución era a través de medicamentos para animales, que prescribían los veterinarios titulados.
La investigación ha sido llevada a cabo por el Equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga de la Guardia Civil de Cuenca, con la colaboración y asesoramiento de otras agencias. Ahora a los detenidos e investigados se les imputan delitos contra la salud pública, falsificación de documento público, blanqueo de capitales, intrusismo y una infracción de estancia ilegal en España.