Arueda quiso vivir desde dentro una semana intensa (del 9 al 15 de febrero) en la que no hay tiempo para aburrirse. Siete días de entrenamientos y, sobre todo, de experiencias. Con Sands Beach, un resort pensado especialmente para el triatleta, como centro neurálgico. Allí puedes cruzarte con Iván Raña, Víctor del Corral, Fernando Alarza o Faris Sultan (ganador del Ironman de Hawai). Y ver cómo entrenan, comen o descansan estos ases del triatlón.

Los tes entrenadores de élite invitan al participante en el campus a sentirse atendido y aconsejado en todo momento. Alejandro Santamaría, Peru Alfaro y Jordi Giménez, fichado para la tercera edición de este campus, son prestigiosos profesionales que llevan muchos años asesorando a algunos de los mejores especialistas de este deporte. Y por si fuera poco, Clemente Alonso como invitado de lujo. Un triatleta con prestigio mundial en larga distancia (primer español clasificado para Hawai 2015) que estuvo en el campus a acumular kilómetros y a ilustrarnos con su amplia experiencia y cultura general.

La grandeza de Lanzarote
Mientras un temporal azota la península, Lanzarote ofrece la posibilidad de disfrutar del triatlón (seguramente el auténtico leitmotiv de la isla), especialmente de la bicicleta: es un lujo entrenar en plenos mes de febrero sobre dos ruedas en manga corta. La organización diseñó rutas ciclistas en cinco de los siete días del campus. Especialmente atractiva fue la subida al Mirador del Río, con una visión privilegiada de la isla de La Graciosa, y la ascensión a las Montañas de Fuego en el parque nacional de Timanfaya, con descenso hasta la bella playa de Famara, paraíso de los surfistas. Unas carreteras, por cierto, en las que transcurre el célebre Ironman de Lanzarote. Todo ello con un toque pedagógico, como la contrarreloj por equipos camino de Órzola, donde se hizo especial hincapié en sincronizar los relevos. O el descenso de Tabayesco, que sirvió para mostrar cómo trazar correctamente las curvas.

La natación, con especial atención a la técnica, se realiza en la piscina exterior climatizada de Sands Beach, a escasos metros de la puerta de cada apartamento. El running tiene lugar en las inmediaciones del complejo hotelero, con subidas para trabajar la fuerza y la posterior transferencia al llano. Todo muy ameno, siempre buscanco la variedad, como la ascensión a un volcán cercano que tiene como recompensa las vistas privilegiadas de buena parte de la isla conejera. Uno de los momentos más esperados del campus tiene lugar el jueves. Es la excursión a la singular isla de La Graciosa (la octava isla canaria), programada de forma estratégica a mitad de semana a modo de pequeño ‘respiro’. Tras un divertido viaje en barco tocan 20 kilómetros de trail running por piedra volcánica, arena, rocas y otros parajes de belleza natural. Especial mención al paso por la espectacular playa de Las Conchas, una acertada modificación respecto al circuito del año anterior, algo que agradecieron los ‘repetidores’.

El sábado se vive otra actividad excitante: un doble triatlón supersprint en Sands Beach y alredededores sólo para los participantes en el campus. Por supuesto con una presentación a la ‘americana’ con Alejandro Santamaría como maestro de ceremonias. Como fin de fiesta, una cena en la que no faltaron los disfraces (coincidía con Carnaval), regalos para todos y sorteo de material. La noche del sábado siguió con un concierto de flamenco en un local de Costa Teguise….porque no todo es entrenar. Para los sobrevivientes a la resaca, una salida opcional que es tradicional todos los domingos y en la que se dan cita muchos de los profesionales y aficionados al triatlón que se alojan en Sands Beach.  Como conclusión, apuntar que este campus se ha convertido en un referente y que ya tiene imitadores. Señal inequívoca de que estamos ante un formato original, divertido y con tirón.



Más información:
www.trientrenos.com