“El tema es que, en una 20ª etapa de la Vuelta a España, es casi imposible adivinar qué va a suceder”. Es el érase una vez que ofrece Patxi Vila, exciclista y ahora director de Tinkoff-Saxo, en la salida de San Lorenzo de El Escorial. “Está todo el pelotón al límite y el terreno es duro. Astana ya ha comprobado que soltar a Dumoulin en los últimos kilómetros es imposible, así que tiene que probar desde lejos. Probablemente en el segundo paso por Morcuera, que encadena con Cotos. Ahí hay terreno y encima la meta está relativamente cerca”.

Mientras, en el otro extremo del párking de autobuses, Addy Engels, director de Giant-Alpecin, se muestra cauto y a la par confiado. “No es tan diferente controlar para un esprínter de defender un liderato”, responde cuando se le pregunta por la inexperiencia de sus hombres a la hora de gestionar la pelea por la general. “Sólo que, trabajando para un esprint, el objetivo es cazar a la fuga; y, pensando en el liderato, lo que haces es regular su ventaja para que no pase de los quince minutos”. Pero hay más factores. La fuga se formó en el terreno inicial, incómodo, casi diríamos subida. Entró demasiada gente. Ninguno de Giant-Alpecin. Mientras los blanquinegros realizan su trabajo tirando en cabeza de pelotón junto a otros blanquinegros, los MTN-Qhubeka, el peligro late.

Coronado por segunda vez Morcuera, Fabio Aru tiene un hueco de unos diez segundos sobre Tom Dumoulin. Acaba de sajarlo de su rueda con la inconmensurable ayuda de Mikel Landa, el ciclista más valioso de ayer, fantástico, cumpliendo el papel de “gregario de lujo” desde la primera ‘g’ hasta la última ‘o’. En ese instante decisivo, no sólo Landa está junto al sardo: también Luis León Sánchez y Andrey Zeits, que vienen de la fuga. Mientras el ‘Rubiera kazajo’ tira a muerte, agarrado en la parte baja del manillar, Dumoulin se agarra arriba y trata de comer. Está vacío y solo, sin compañeros. Los segundos de desventaja se acumulan uno sobre otro. Diagnostica el veterano Purito Rodríguez: “El fallo de Dumoulin hoy (por ayer) ha sido no meter un compañero en la fuga. Con un compañero intercalado, podría haber cerrado el hueco que abrió Aru [en la cima de Morcuera]”. A Menchov le sirvió de poco tener a De Groot ante Liberty en Pajares, pero el “y si” es inevitable…

Los segundos se convirtieron en minutos. En Cotos, los Astana navegaban con tranquila eficiencia asegurando el anhelado maillot rojo para su líder Aru. Mientras, Rafal Majka y Nairo Quintana se lanzaban a toda vela buscando desbancar del podio a Purito Rodríguez; pese a que las tácticas de Tinkoff y Movistar fueron excelentes, no lo consiguieron. Y Rubén Plaza, héroe del día, remaba para culminar su exhibición de 114 kilómetros en cabeza y en solitario con victoria. Mucho tiempo después pasaba Tom Dumoulin, con un grupo de ciclistas pegados a su rueda como los mejillones en los cascos de los transatlánticos. Recibía la ovación de los espectadores mientras pedaleaba con el dolor de la decepción y la derrota, perdiendo prácticamente todos los resultados granjeados en las tres semanas precedentes. Sólo ha ganado el cariño de la afición, un potosí de estatus y una valiosísima experiencia.

“Mi consejo para Tom Dumoulin es que aún es joven, tiene una clase espectacular y ha demostrado que si quiere, puede”, asevera Purito con ese aire de sensei que le otorgan la serenidad y la experiencia. “Va a dar mucho que hablar. Si sigue en el camino que lleva hasta ahora, podrá ganar una gran vuelta en el futuro”. El último capítulo que hemos leído es cruel, pero queda mucho por escribir sobre su vida deportiva.

La Vuelta a España es retransmitida en directo por TVE, Teledeporte y Eurosport, que conectan cada día en torno a las 16:00. Podéis encontrar un análisis del recorrido aquí y los resultados en ProCyclingStats. El hashtag en Twitter es #LV2015. En Arueda.com os ofrecemos información, análisis y anécdotas en la sección Rock n’Vuelta.