Sucedía en Holanda, más concretamente durante el transcurso del Tour de Drenthe femenina (Ronde van Drenthe). Un inconsciente que pasaba por ahí (no se le puede considerar aficionado al ciclismo) decidía golpear la maneta de freno de la sudafricana Loren Rowney mientras esta estaba disputando la carrera en un velocísimo sprint. ¿El resultado? Las imágenes hablan por sí solas. La ciclista caía brutalmente contra el suelo y se rompe la clavícula.