La 70ª edición de la Vuelta a España contará con todos los alicientes para desprender tanta expectación como el Tour de Francia. Sobre la línea de salida estarán todos los especialistas en carreras de tres semanas de la actualidad menos el vigente campeón, Alberto Contador.

El elenco de aspirantes a la corona del de Pinto es amplio. Las mejores apuestas deportivas, como podemos ver aquí, colocan a Froome y Nairo Quintana como los principales favoritos, pero ninguno de los dos tendrá a los escuderos de Nibali. ‘El Tiburón’ estará arropado por Fabio Aru y Mikel Landa, dos corredores que también tienen potencial para luchar por el podio e incluso algo más, como quedó constatado en el pasado Giro de Italia. Vendieron caro el maillot rosa a Contador y al final los dos se subieron a los otros escalones de honor. Aru y Landa están en proceso de crecimiento y en caso de fallar Nibali, heredarán galones sobre la marcha en el Astana. De hecho, no está claro si el equipo kazajo se presentará con un jefe de filas o con más de uno. Son dos ciclistas de la siguiente década junto con Quintana, cuyo hándicap reside en haber corrido el Tour.

Nibali, el único con una Vuelta
En realidad, menos Aru y Landa, los demás candidatos llegarán a la Vuelta con la ‘Grande Boucle’ en las piernas y correr dos grandes seguidas puede pasar factura a la hora de la verdad, como le ocurrió a Contador en su deseo de hacer Giro y Tour con la general en la cabeza. Por lo tanto, a Quintana, Froome y Nibali las fuerzas les pueden fallar en cualquier momento con más motivos. Eso sí, Quintana y Froome pedalearán con la ambición de estrenarse en otra grande para acercarse a los mitos de las dos ruedas, que han completado este círculo.

El colombiano tendrá más presión por no lograr su objetivo en el Tour. Ahora bien, el Movistar ha puesto a su servicio uno de los equipos más potentes con Valverde en el papel de gregario una vez más. En este sentido, el Sky de Froome parece menos competitivo que en otras competiciones, al ser Mikel Nieve y Geraint Thomas los siguientes en orden de jerarquía después del británico. Tampoco Nibali estuvo a la altura de las circunstancias al otro lado de los Pirineos, pero de las estrellas es el único con una Vuelta en el palmarés. Se apuntó la victoria en 2010.

Ocho finales en alto
El trazado de la 70ª edición estará lleno de sorpresas. La organización ha arriesgado, ha traído montañas inéditas y ha colocado hasta ocho finales en alto para resaltar el protagonismo de los escaladores. De hecho, la general parece que no se definirá hasta la última semana de competición, en la que habrá cuatro jornadas montañosas, incluida la penúltima etapa con meta en Cercedilla. Además, los kilómetros en contrarreloj se han reducido a la mínima expresión. La Vuelta arrancará el próximo 22 de agosto con una crono por equipos por Marbella de ocho kilómetros y la ciudad andaluza ha adaptado su paseo marítimo para recibir a la serpiente multicolor.