El presidente de la Unión Ciclista Internacional estaría a favor de reducir los días de competición de La Vuelta, así como de limitar a ocho los corredores inscritos por equipo.

En una entrevista concedida al diario italiano La Gazzetta dello Sport, el presidente de la UCI, Brian Cookson, vuelve a sacar a debate la posible reducción de días y corredores para la Vuelta a España. Y es que el mismo Cookson apoyaría esta reducción para la gran vuelta por etapas española.

Las palabras de Cookson:

Reducir las carreras de tres a dos semanas sería una evolución natural si queremos tener a los mejores en las carreras más importantes. Los días de competición se multiplican en todo el mundo, de enero a noviembre. El 20 de febrero, por ejemplo, se corrió en Omán, Portugal, Francia, España y Nueva Zelanda”.

Personalmente, soy de la opinión de que Giro y Tour deben mantener las tres semanas, pero no me sorprendería ver una Vuelta de dos semanas“.

“En lo referente a la reducción de nueve a ocho corredores, estaría también a favor de limitar el número total de ciclistas, aunque creo que deben ser los organizadores, junto con los equipos, quienes deben decidir qué es lo mejor”.

Queda claro entonces que la primera prueba hacia unas futuras vueltas de dos semanas se haría en España y no en Giro o Tour. Una supuesta “evolución natural” que quedaría limitada a la probeta de la gran ronda por etapas española, que sin duda se encuentra en una posición mucho más débil que sus homólogas francesas e italianas.

Hay que recordar que la Vuelta a España, aunque con una participación de ensueño en lo que a corredores se refiere, se ha convertido en los últimos años en un banco de pruebas para el Tour de Francia. Y es que al fin y al cabo, no deja de ser la hermana pequeña de esa gran familia que es Amaury Sport Organisation (ASO). Organizadora, francesa y propietaria del Tour y Vuelta, entre otras grandes carreras de máximo prestigio.

Precedentes:

A finales de 2013, el propio director de La Vuelta, Javier Guillén, vaticinaba: “Este debate va a llegar con toda seguridad”, y abría las puertas a una posible modificación, aunque con condiciones. Guillén pediría a cambio la participación de los mejores corredores en las mejores condiciones físicas, y para ello debería ofrecer a los equipos los mejores incentivos.

Hace ya varios años que sobrevuela la idea, y en un principio se había llegado a comentar que se podría limitar también el número de días en el Giro de Italia. Hasta ahora, todas estas sugerencias habían quedado en nada, pero las declaraciones de Cookson –como principal cabeza visible de la UCI– podrían indicar que esta aparente posibilidad remota es más real de lo que creíamos.