‘Lo Squalo’, flamante ganador del Giro de Italia 2016, utilizó un sorprendente componente en el paseo final en Turín, una tija telescópica fabricada por FSA.

La bici con la que Vincenzo Nibali celebró su segunda victoria en la general del Giro de Italia no solo era especial por su pintura rosa. Si la miramos con detenimiento el sillín de la misma no es igual al utilizado por el italiano en el resto de etapas. La tija del sillín presentaba unas características que apuntan a que se trataba de una tija telescópica.

Nibali puso a prueba este componente en la etapa más tranquila de este Giro, el paseo final en Turín, en la que no hace falta sufrir por una posible avería mecánica, que no es más que la última tija de sillín ajustable de FSA. Nada fuera de lo común, por ejemplo, en el mountain bike, pero en una modalidad ciclista donde a priori parece innecesario tal componente nos preguntamos el por qué de su utilización.

Sin embargo, si alguien en el pelotón puede aprovechar la ventaja que ofrece una tija telescópica en descenso es Vincenzo Nibali. La posibilidad de hacer modificaciones milimétricas en la altura del sillín permite una conducción más baja y agresiva cuesta abajo. Esta arma, pues, ¿podría convertirse en un arma letal en manos del siciliano?