El suizo François Gissy, también conocido por algunos como el “hombre cochete”, sustenta el récord Guinness de velocidad sobre bicicleta impulsada por un sistema de propulsión alternativo. En su caso, tres cohetes a reacción alimentados a base de peróxido de hidrógeno, que le permitieron alcanzar la friolera de 333 km/h, hace poco más de dos años sobre el circuito francés de Paul Ricard. Lo más alucinante del registro es, sobretodo, la gran aceleración de la bicicleta de Gissy, que logra alcanzar esta velocidad récord en tan solo 4,8 segundos.

Para hacernos una idea e ilustrar mejor la salvajada cometida sobre esta bicicleta, el suizo decidió competir en el circuito con todo un Ferrari 430 Scuderia. Un superdeportivo de alta gama que quedó ridiculizado por la exagerada aceleración del propulsor ideado por Arnold Neracher, padre de la criatura. Gissy alcanzaba los 100 km/h en apenas 1,1 segundos; en 2,4 los 200 km/h; y en 4,1 la aguja del velocímetro tocaba los 300 km/h. Alucinante.