Vídeo recopilatorio de las caídas ciclistas más sonadas que nos ha dejado este año 2015.

El ciclismo es, sin duda, uno de los deportes con mayor índice de accidentalidad de cuantos podemos encontrar. Una actividad de temerarios que aglutina un sinfín de factores que favorecen la sucesión de caídas, y más aun si nos encontramos inmersos en el ámbito de la competición.

En el vídeo que ofrecemos a continuación podemos reafirmar claramente lo anterior. Un conjunto de deportistas a altas velocidades, con las pulsaciones disparadas, y un único objetivo para todos ellos, no es más que una bomba de relojería que constantemente esta a punto de estallar. Además, en el caso que nos ocupa, ya no solo hablamos de ciclismo y competición, a todo esto hay que añadirle el ingrediente del profesionalismo, y es que aquí hay una presión diaria para ganarse el pan.