Una de las mayores críticas que se les hace a los frenos de disco (en competición) es que estos son un problema añadido a la hora de cambiar la rueda en caso de pinchazo. Un percance habitual que se soluciona con la intervención de un mecánico del equipo que acude a la carrera para cambiar la rueda del corredor. Y como en la Fórmula 1, el objetivo es perder el menor tiempo posible parado mientras la carrera sigue avanzando su curso con normalidad.

Pues bien, por lo que se ve en este vídeo, el tiempo que emplea el mecánico del Roompot Orange Peloton (primer equipo en usar discos en 2016) es bastante similar al que usaría para cambiar una rueda con frenos convencionales. Es más lento, pero en ningún caso parece un tiempo determinante. Un pinchazo es un pinchazo.