David Bruton Jr., jugador de los Denver Broncos de la NFL, es uno de los flamantes campeones de la Super Bowl 50. Aunque no pudo vestirse de corto ayer contra los Carolina Panthers debido a una fractura en la pierna que sufrió el pasado mes de diciembre, el safety del equipo de Colorado recupera su forma como más le gusta: a golpe de pedal.

Cuando pensamos en el trabajo de condicionamiento, o cualquiera relacionado con el fútbol americano en general, a menudo nos imaginamos largas carreras bajo el sol y duras sesiones de pesas en el gimnasio. Sin embargo, Bruton Jr. prefiere abrazar el estilo de vida al aire libre de Colorado y se lanza a la carretera y a las impresionantes pistas forestales del estado americano con frecuencia.

Es un habitual de los puertos coloradinos más duros, a menudo pedalea de casa a los entrenamientos y a veces hasta se deja ver en algún bike park. El ciclismo fluye por las venas de este monstruo de 1,88 m y 98 kilos que hasta se ha tatuado una Trek Madone (su marca predilecta) con la C de Colorado como ruedas en la pierna derecha.