Hay veces que los circuitos y carreras de ciclocross parecen de todo menos carreras de bicis. Y es que los obstáculos, terreno y condiciones meteorológicas en las que se disputan algunas de estas pruebas hacen imposible el mero hecho de montar en bicicleta. Un ejemplo claro lo tenemos en este vídeo, donde los corredores no solo son incapaces de ir sobre sus bicis, sino que tienen serias dificultades para mantenerse en pie. Una vez llegan a la embarrada bajada, lo único que pueden hacer es poner el culo en el suelo y dejarse llevar hasta abajo.

Con ejemplos como este queda claro que la disciplina reina del ciclismo durante el invierno es el ciclocross. Y no solo  se debe a que realmente sea la única disciplina practicada en esta época del año en el ámbito profesional, la realidad es que el ciclocross y el invierno hacen una pareja inmejorable.