Ya vimos de lo que es capaz el campeón europeo y mundial de sprint por equipos Robert Förstemann con sus piernas de 74 cm de circunferencia: generar la potencia suficiente para encender una tostadora de 700 W y tostar una rebanada de pan.

En esta ocasión se enfrenta a Johannes Luckas, culturista alemán, en una infernal sesión de piernas en el gimnasio. Sentadillas, extensiones, peso muerto y arraste o remolque de trineo son los ejercicios que realizan los dos colosos.

Pero al final, al desfondado culturista solo le queda reconocer la superioridad del Quadzilla, que, mucho más fresco, parece haber acabado el calentamiento con las últimas series.