Ha sido uno de los vídeos más vistos de la semana. Más de un millón de personas han visto en los dos últimos días cómo esta chica era primero increpada por un supuesto conductor machista, para luego vengarse de él arrancándole el retrovisor.

En el vídeo se puede ver a los dos ocupantes de la furgoneta riéndose y manoseando a la chica mientras le propinan comentarios machistas para mofarse de ella aprovechando que se encuentran detenidos en un semáforo. Tras el incidente, la chica los sigue hasta que se vuelven a detener y arranca uno de los retrovisores de su furgoneta ante su asombro.

Al parecer todo fue un montaje perpetrado por una empresa llamada Jungle Creations, para demostrar el machismo que se respira en la sociedad británica. Las sospechas empezaron con los primeros comentarios que señalaban que era demasiada casualidad que la moto fuese siguiendo toda la escena. Posteriormente se confirmó que algunos de los testigos del supuesto incidente habían visto a los personajes del vídeo ensayando la escena que más tarde publicarían.