Landa llega al Giro líder del equipo más potente del mundo y con un único objetivo en mente; la victoria final.

Hace un año, Mikel Landa se plantaba en la línea de salida del Giro de Italia como, prácticamente, un desconocido. El de Murguía ya había dado muestras de su incontestable calidad en alguna que otra ocasión, pero ni de lejos se había destapado aún como un corredor de talla mundial. Tras su participación en la ronda italiana todo cambió, Mikel ganó dos etapas y se mostró superior a su líder en algunas de las etapas más decisivas. El final es por todos conocido, Mikel acabó tercero por detrás de Fabio Aru y Alberto Contador.

Un año después, Landa llega al Giro líder del equipo más potente del mundo (Sky) y con un único objetivo en mente; la victoria final. Una maglia rosa soñada por el equipo británico y que Mikel tratará de lograr vistiendo sus colores.

Aquí está el camino de Mikel Landa y el Team Sky para alcanzar la victoria en Italia: