Esta estremecedora caída provocada por un peatón en la etapa inaugural del Tour de Qinghai Lake ayer llega pocos días después del increíble episodio en el Mont Ventoux en el que el exceso de público provocó la caída de Porte, Froome y Mollema y propició la histórica imagen del maillot amarillo corriendo montaña arriba.

Esta nueva entrega de accidentes causados por aficionados echa más leña al fuego del ya avivado debate de la seguridad en carrera y hace aun más evidente la necesidad de mejorar esta seguridad y controlar al público. Con tan solo dos kilómetros para la meta, el pelotón se encontraba luchando por las mejores posiciones para lo que todo hacía presagiar que sería un sprint masivo. Sin embargo, un peatón creyó que podría cruzar por delante de los ciclistas a tiempo, provocando una caída masiva que implicó a docenas de ciclistas en una montonera que pone los pelos de punta.

Algunos corredores sufrieron lesiones graves, como Antonio Viola (Nippo Vini Fantini) aparentemente sufriendo una fractura de muñeca y Tiziano Dall’Antonia (Androni Giocattoli) posiblemente fracturándose la clavícula, pero todos los ciclistas cruzaron la línea de meta.

Según Nathan Elliott (Kenyan Riders Downunder), uno de los ciclistas participantes en esta carrera por etapas de China que transcurre en gran parte a una altura superior a los 2.000 m, el hombre que causó el accidente fue arrestado por la policía.

La etapa fue ganada por el colombiano Miguel Ángel Rubiano (China Continental Team of Gansu Bank), por delante de Daniele Colli (Nippo-Vini Fantini), y se enfundó el primer maillot de líder.