Coches, motos, furgonetas y camiones son nuestros compañeros diarios en las carreteras. Y es que salir en bici es un riesgo que todos sabemos, pero muchas veces olvidamos. Múltiples accidentes de tráfico suceden a diario con ciclistas de por medio, y como es obvio, normalmente son los últimos los que salen peor parados. Qué fácil sería todo si fuésemos gatos, y que plácidos serían nuestros paseos si contásemos con siete vidas.