Ayer ya fue una etapa muy complicada por culpa del viento, más concretamente a causa del mistral, un viento proveniente del noroeste de Europa que azota con fuerza las costas mediterráneas desde la desembocadura del río Ebro hasta Génova (Italia). Conocido como cierzo en Aragón, también es el origen del mito de la montaña que hoy nos ocupa, el Mont Ventoux, que recibe precisamente su nombre a causa de los fuertes vientos que asolan su cima, donde el mistral llega a registrar ráfagas de hasta 300 km/h.

Hoy la 12ª etapa del Tour de Francia se ve acortada a causa de los fuertes vientos registrados ayer en la cima y que llegaron a alcanzar más de 100 km/h. Si no eres consciente de la fuerza que tiene el viento a estas velocidades, solo necesitas ver el vídeo que grabaron estos aficionados.