El ciclista de 27 años del equipo invitado a esta 71ª edición de la Vuelta a España, Rüdiger Selig, nos brindó este curioso momento en el que, a cola de pelotón, decidió estirar su cuádriceps de la pierna izquierda. Nada sorprendente, pero el segundo clasificado en la etapa de Peñíscola lo hizo sin parar de pedalear.

A una sola pierna, el alemán del Bora-Argon 18 pedalea para no perder el contacto con los últimos componentes del gran grupo. Veamos la técnica y habilidad sobre la bicicleta que requiere una operación así, sin olvidar las altas velocidades a las que se rueda. Sin esfuerzo aparente, Selig se estira en distintas posiciones y sigue pedaleando para mantener su situación en carrera.