La contaminación acústica es el segundo mayor problema medioambiental para las personas, solo por detrás de la contaminación del aire. El tráfico, los trenes y aeropuertos son los epicentros de este gran problema.

Scott y su modelo eléctrico E-Silence quiere contribuir a la reducción de este tipo de contaminación, por eso ha reducido el ruido del motor de sus bicicletas a la mínima expresión para que te puedas mover por la ciudad sin problemas, de manera segura y ante todo, en silencio.