En los circuitos de ciclocross es muy común encontrar algún tipo de escalera a modo de obstáculo que obligue a los ciclistas a poner pie a tierra y cargar con la bici al hombro. La cuestión es que, hasta ahora, lo común era también eso, bajarse de la bici. De otra forma parecía imposible superarlo. Pero últimamente nos encontramos con bastantes ejemplos de ciclistas que han encontrado el modo de poder pasar el obstáculo. Sin bajarse de la bici y (quizá) ahorrándose tiempo, son capaces de saltar la escalera escalón a escalón. Este es el caso de Will Doherty, corredor júnior estadounidense, que superó 20 escalones en una prueba disputada a principios de octubre en Colorado.