En la segunda etapa del Tour de Romandía tuvo lugar otro desafortunado accidente entre coche y ciclista. Recién afectado por una caída junto a otros participantes, Jesper Hansen (Tinkoff-Saxo) remontaba la fila de vehículos en busca del pelotón cuando, de repente, al médico de carrera se le ocurrió buscarse trabajo: abrió la puerta de su Skoda y con ella noqueó al ciclista danés. No es la primera vez que vemos este tipo de sucesos esta temporada: recordad los coches neutros de Flandes, sin ir más lejos. Esperemos que sea la última.