Los últimos metros de la sexta etapa del Giro d’Italia han sido teñidos de dramatismo por un aficionado que invadió con su cámara el esprín de los corredores.

Situado a unos 100 metros de meta, el teleobjetivo golpeó en el hombro del velocista italiano Daniele Colli (Nippo-Vini Fantini), que cayó al suelo fracturándose el brazo izquierdo por varios sitios en una imagen escalofriante. “No podía sentir el brazo”, comentaba el mánager de la escuadra italiana en la RAI.

Daniele Colli (Nippo-Vini Fantini), tras su caída en el Giro d'Italia

Daniele Colli (Nippo-Vini Fantini), tras su caída en el Giro d’Italia

El efecto dominó era inevitable y afectó a muchos otros miembros del pelotón; entre ellos al vigente líder de la carrera, Alberto Contador, que en la ceremonia protocolaria no pudo vestirse la ‘maglia rosa’. Las últimas noticias ofrecidas por el Diario AS apuntan que tiene el hombro izquierdo dislocado y un golpe en una rodilla. Todo parece saldarse con un brazo en cabestrillo y un vendaje especial para los más de 260 kilómetros de la etapa de mañana con final en Fiuggi.