El joven ciclista del Lotto Soudal Stig Broeckx fue el desgraciado protagonista de un incidente inexplicable y preocupante a partes iguales ayer en la Kuurne-Brussels-Kuurne. Poco después de pasar la marca de los 35 km a meta, una moto de asistencia médica le arrolló por detrás, ocasionándole una fractura de clavícula y otra de costilla que le obligaron a abandonar la prueba.

El belga de 25 años acababa de dar un relevo en cabeza de pelotón y se abrió hacia la derecha de la calzada para evaluar la situación de carrera. En ese momento, una moto de asistencia médica apareció también por la parte derecha de la carretera pero, en lugar de frenar y sin ni siquiera reducir la velocidad, intentó rebasar a Boeckx, quien no vio aproximarse al vehículo, propinándole un golpe desde la derecha y acabando con su participación en la temporada de carreras más importante del año en su país.

2016 empieza de la misma forma que lo hiciera 2015, con atropellos de corredores por parte de vehículos de carrera que ya levantaron gran polémica sobre la seguridad en las carreras. Además, por si esto no fuera poco, no fue el único incidente de estas características que se produjera en el día de ayer. Danilo Wyss, del BMC, también fue atropellado por una moto durante la Royal Bernard Drome Classics.