Sistema de iluminación, ordenador de a bordo y pantalla táctil, completamente integrados dentro del cuadro de la bici.

La Volata no es una bici de carretera al uso, pero creemos que introduce una serie de elementos que perfectamente podrían incorporar estas mismas en un futuro. Para empezar, su sistema de iluminación totalmente integrado en el cuadro podría ser una solución obligatoria para las bicicletas en un futuro quizá no tan lejano. El cuadro de la bici esconde un piloto rojo en la base de la tija del sillín y otras dos luces blancas en el puente de la horquilla de carbono. Las luces se activan automáticamente en el momento que se detecta una disminución excesiva de luminosidad y nos hacen más visibles frente a los otros vehículos, a la vez que nos ilumina el camino.

Ordenador GPS con pantalla táctil integrada

Otro elemento que llama poderosamente la atención es la pantalla táctil de 2,4 pulgadas que encontramos integrada en la potencia de la bici. Esta misma está ligada a un pequeño ordenador de a bordo GPS que nos permite conectarnos vía Bluetooth a nuestro dispositivo móvil. De este modo podemos cargar mapas en ella a la vez que grabamos nuestros recorridos y podemos recibir las notificaciones más importantes que lleguen a nuestro teléfono.

Para controlar el ordenador también contaremos con un joystick situado en la parte superior de la maneta derecha, que nos permitirá navegar por nuestra pantalla sin soltar las manos del manillar.

Otros periféricos

El resto de los elementos que rodean la bici son más comunes, aunque no por eso dejan de ser más joystick y potentes. La Volata cuenta con cambio electrónico de 11 velocidades Shimano Alfine Di2, monoplato y correa dentada para la transmisión. El cuadro está fabricado en aluminio 7005 e integra cada uno de los cables y componentes de la bici en su interior.

Para la horquilla se confía en el carbono y la bici se complementa con periféricos de primeras marcas como Crankbrothers o Fi:zi’k, así como frenos de disco hidráulicos. Por último, mencionar el sistema de antirrobo, basado en la localización GPS, y el precio se sitúa en los 3.200 dólares.