La irrupción de los cambios electrónicos, con o sin cables, parece haber dado una vuelta de tuerca a los sistemas de transmisión en lo que a bicicletas se refiere. Un soplo de aire fresco para un mecanismo que ha permanecido (aún con sus evoluciones) prácticamente intacto desde hace cincuenta o sesenta años. ¿Pero hasta que punto son tan innovadores estos nuevos grupos? Evidentemente son un paso adelante, pero al fin y al cabo no dejan de ser otro progreso dentro de un concepto ya muy explotado en la actualidad.

Ahora podemos cambiar de piñón o plato mediante un impulso electrónico o tensionando un cable metálico, pero en el fondo el mecanismo es el mismo; variamos la posición del cambio o desviador, y estos guían nuestra cadena hasta otra relación de desarrollo. Un movimiento muy perfeccionado y rápido pero que sigue manteniendo sus limitaciones. Durante los cambios siempre hay unas milésimas de segundo en los que la cadena no esta engranada y nuestra fuerza no se transmite en su totalidad, a la vez que no siempre encontraremos nuestro desarrollo ideal para todas aquellas situaciones a las que nos afrontamos sobre la bicicleta.

¿La solución del futuro?

Este primerizo proyecto, denominado Wavetrans, esta basado en el cambio CVT (Transmisión Variable Continua) y consiste en la expansión o contracción del plato para variar el desarrollo. Como se puede ver en el vídeo que acabáis de ver, el plato aumenta o disminuye su diámetro mediante unos pulsadores eléctricos que se encuentran en el manillar de la bicicleta. De este modo el incremento o disminución del desarrollo es perfectamente progresivo, y en ningún momento la cadena queda en el aire como cuando pasamos de un engranaje a otro.

Para llevar a cabo estas variaciones de tamaño en el plato, el sistema se dota de una especie de brazos móviles, que desde el centro y en posición de espiral, se extienden o contraen para encontrar el desarrollo deseado. En la parte trasera, y ocupando el lugar de la tradicional patilla del cambio, se ubica un tensor que mantiene la cadena templada en todo momento.

Por el momento sólo existe un prototipo que, como se ve en el vídeo, se encuentra en una fase de desarrollo muy poco avanzada. De hecho este primer ejemplar solo sostiene un sistema de seis velocidades equiparable al de un plato de 47 dientes con casete de 15-24. Sin embargo y como decíamos anteriormente, el sistema tiene el potencial de ofrecer un número infinito de desarrollos en el futuro.

Por el momento ya se ha tramitado una solicitud de patente y el inventor del sistema, Oliver Knittel, está buscando socio para desarrollar el producto y poder llevarlo al fin al mercado.