Hace cuatro meses y medio en Ponferrada, Bradley Wiggins dio una exhibición de cualidades y personalidad rematada con una foto bebiendo cerveza en la habitación de su hotel. Hoy, en el circuito de velocidad de Lusail, ha alardeado por primera vez del premio: el maillot arcoíris que honra al campeón del mundo contrarreloj.

La cita, una crono individual valedera como tercera etapa de una Vuelta a Qatar que, según él,“es horrible y nadie disfruta”, la saldó con una tercera posición tras Fabian Cancellara y Niki Terpstra, nuevo líder de la general de la ronda más antigua y prestigiosa del Golfo. Aun así, gran parte de los focos fueron para el corredor británico, su vestimenta y la Pinarello especial que montó.

En principio volverá a lucir estampa en París-Niza y Tres Días de la Panne; no obstante, disfruta la de hoy con esta galería difundida por Team Sky que hemos colgado en nuestro Facebook.